En pleno centro de Roma, no muy lejos de Piazza Navona, se encuentra el majestuoso Panteón, gran monumento que Miguel Ángel definió obra de ángeles y no de hombres.

Para empezar por algún lugar, ¿qué significa Panteón?

El nombre deriva de los términos griegos pan (todo) y theon (divino), y, de hecho, en sus orígenes el Panteón era un pequeño templo dedicado a todas las divinidades romanas.

EL PANTEÓN: ENTRE HISTORIA Y LEYENDA

Erigido entre el 27 y el 25 a.C. por el cónsul Agripa, prefecto del emperador Augusto, el Panteón ha sido objeto de muchas restructuraciones. Tras haber sufrido dos incendios, en el 80 y en el 110 d.C., el templo se reconstruyó adquiriendo la forma que podéis admirar hoy, por el emperador Adriano (128 d.C.) bajo el reinado del cual el imperio de Roma alcanzó la cumbre de su esplendor.

A pesar de que el actual edificio sea muy diferente del templo original, Adriano quiso homenajear al cónsul Agripa con la gran inscripción en latín que podéis leer sobre la fachada.

Panteón - La inscripción en honor del cónsul Agripa

Panteón - La inscripción en honor del cónsul Agripa

"Marco Agripa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, (lo) hizo".

Son muchas las historias y las leyendas que circulan sobre el Panteón. La primera de todas es la ques está relacionada con el lugar mismo en que se encuentra. De hecho, se dice que el mismo Rómolo, el legendario fundador de Roma, en el momento de su muerte, fue agarrado por un águila y llevado al cielo entre los dioses.

También se dice que Cibeles, antigua divinidad griega venerada como Grande Madre, se apareción en sueños a Agripa para pedirle la construcción del templo.

También que el oculus, el agujero que se encuentra en el centro de la cúpula, fue creado por el Diablo fugándose del templo de Dios.

El Panteón y la bella fuente de la Plaza de la Rotonda, proyectada por Giacomo Della Porta

El Panteón y la bella fuente de la Plaza de la Rotonda, proyectada por Giacomo Della Porta

EL PANTEÓN: ARTE Y ARQUITECTURA

El Panteón es una obra maestra de arquitectura e ingenieria. Entre los monumentos históricos mejor conservados de Roma, ha ejercido una gran influencia sobre toda la arquitectura occidental.

El templo está compuesto por un espacio circular cubierto por una cúpula hemisférica, precedida por un pronaos de origen griego con 16 columnas corintias que soportan el tímpano. A día de hoy el tímpano está vacío, pero en tiempo de los romanos había un altorelieve de bronce que representaba la batalla entre los gigantes y las amazonas. También el techo del pronaos era de bronce, pero el Papa Urbano VIII en 1932 ordenó arrancarlo para realizar otra gran obra: el baldaquín del altar realizado por Bernini, en el interior de la Basílica de San Pedro.

Una vez superadas las enormes columnas y el gigantesco portón, también este de bronce, se abre ante vuestros ojos una maravilla de la arquitectura. De golpe os encontréis en este enorme espacio vacío que da vértigo y que os hará sentir muy pequeños. ¡Es así como hacía falta sentirse ante los dioses!

Lo más interesante y revolucionario es que el diámetro interior de la cúpula corresponde exactamente a la altura desde el suelo del templo y alargando idealmente la curvatura de la bóveda ¡se obtiene una esfera perfecta! Os sentiréis tan envueltos por la cúpula que os parecerá estar como suspendidos en el centro de una gran esfera cóncava.

Una sección del proyecto del Panteón

Una sección del proyecto del Panteón

La cúpula se realizó mezclando hormigón con materiales siempre más ligeros, desde travertino a piedra pómez, a medida que se acerca a la parte superior. Esta idea absolutamente genial ha permitido a la cúpula del Panteón de resistir casi dos mil años y llegar perfectamente intacta hasta el día de hoy.

Alzando la vista os daréis cuenta de que la única fuente de luz es un oculus, es decir, un orificio situado en el zénit con un diámetro de 9 metros. Y es precisamente su relación con la luz el aspecto más importante del Panteón. Es la luz la que crea el espacio interior.

Si tenéis la posibilidad de entrar en el templo a mediodía, cuando los rayos del sol provenientes del oculus se vuelven extraordinariamente intensos y crean un efecto realmente único. A diferencia de todos los otros grandes templos del pasado que se realizaban para ser admirados casi exclusivamente desde el exterior, con el Panteón se le da la vuelta a esta concepción.

La impresionante perspectiva de la cúpula del Panteón con la luz que se fltra a través del oculus

La impresionante perspectiva de la cúpula del Panteón con la luz que se fltra a través del oculus

En el interior del templo se encuentran siete espléndidos nichos, comprendidos entre dos columnas corintias, que originalmente servían para representar las siete divinidades relacionadas con el al culto de los planetas, es decir, el Sol, la Luna, Venus, Saturno, Júpiter, Mercurio y Marte. Caundo a principios del siglo VII, el Panteón se convirtió en basílica cristiana, algunos de ellos se usaron para la construcción de altares dedicados a mártires cristianos.

La Basílica tomó entonces de nombre de Santa María de la Rotonda o Santa María de los Mártres y en su interior se conservan los sepulcros de personajes ilustres, y artistas entre los cuales Annibale Caracci y Raffaello Sanzio. Además, en enero de 1878, en ocasión de la muerte del primer Rey de Italia Víctor Manuel II, el Panteón fue escogido lugar para ubicar la tumba de los Reyes de Italia. Actualmente alberga los restos del Rey Víctor Manuel II, el Rey Umberto I y la Reina Margarita de Savoya.

Visitar el Panteón ¡es una experiencia única! Una obra simplemente magnífica que encierra belleza, técnica y harmonia. Una parada obligatoria que no puede faltar en vuestra visita a la ciudad eterna.

Este artículo acaba aquí... como siempre, esperamos que dejéis muchos comentarios. Si os ha gustado esta publicación compartidla en Facebook, Twitter o Google+.

Información útil

Panteón

CóMO LLEGAR

Desde el Puerto de Civitavecchia: para llegar al Panteón dirigíos a la Estación de Civitavecchia y subid al primer tren en dirección a Roma. Tras más o menos una hora de viaje, bajad en la Estación de Roma Termini. Desde aquí tomad el metro (línea A) y bajad en la parada Barberini. Tras unos 450 metros a pie habréis llegado. Como alternativa, enfrente de la estación, en la Plaza dei Cinquecento podéis tomar un autobús en dirección a Largo di Torre Argentina.

Desde Roma: Tomad el metro (línea A) y bajad en la parada Barberini. Tras unos 450 metros a pie habréis llegado. Como alternativa, podéis ir en autobús. Las líneas 30, 40, 62, 64, 81, 87 y 492 os llevan a la parada Largo di Torre Argentina que se encuentra a sólo 400 metros del Panteón.

HORARIOS
De lunes a sábado: 9:00 - 19:30
Domingo: 9:00 - 18:00;
Festivos: 9:00 - 13:00
Días de cierre: 25 diciembre, 1 enero y 1 mayo
PRECIOS
Entrada gratuita*
*a partir del 2 de mayo de 2018 para visitar el Panteón se pagará un billete de 2€.
Vota el contenido: 
5
Average: 5 (1 vote)

veces compartidos