Si amáis la historia de Roma no podéis dejar escapar una visita al antiguo Puerto de Trajano en Fiumicino, una vasta área arqueológica situada dentro de la conocida como Isola Sacra (Isla Sagrada), cerca del Oasis de Porto no muy lejos de la Necrópolis de Portus.

Durante un agradable paseo entre estos árboles centenarios, sumergidos en una naturaleza lujuriante, tendréis ocasión de revivir los lugares donde 2000 anni atrás marineros y comerciantes transportaban las mercancías provenientes de los 4 extremos del Imperio.

Desde el Pórtico de Claudio, con las célebres columnachas, llegaréis hasta los Almacenes Severinos, pasando por la Dársena y costeando el perímetro de la genial obra de ingenieria conocida como el hexágono, y por qué no, si tenéis suerte también os encontraréis con algún ejemplar de la fauna local.

El área arqueológica del Puerto de Trajano en Fiumicino

El área arqueológica del Puerto de Trajano en Fiumicino

El Puerto de Claudio y Trajano: un poco de historia

En el año 46 d.C. por voluntad del Emperador Claudio empezó la construcción de un nuevo puerto marítimo (que dista unos 3 km del de Ostia) formado por una gran cuenca externa de 150 metros y una interna más pequeña (llamada Dársena) conectada gracias a 2 canales con el río Tíber.

Las obras llevadas a cabo en el 64 d.C. durante el imperio de Nerón que para la ocasión hizo acuñar monedas conmemorativas. Sin embargo, por desgracia la obra encontró una serie de dificultades, como el continuo enarenamiento de los fondos marinos y una violenta tormenta que hundió más de 200 embarcaciones de carga mientras que otro centenar se perdió en un incendio.

Puerto de Claudio y de Trajano - Ilustración de época

Puerto de Claudio y de Trajano - Ilustración de época

Por eso, entre los años 100 y 112 d.C., el emperador Trajano decidió empezar la construcción de una nueva cuenca hexagonal, posicionada más internamente respecto al puerto de Claudio y, por lo tanto, más reparado.

El hexágono, obra ingeniera de gran valor, comunicaba con el Tíber y con el Puerto de Claudio mediante un canal artificial, la Fosa Trajana (actual canal de Fiumicino).

En el interior podían atracar unas 200 embarcaciones mientras que detrás de los puntos de atraque de los grandes almacenes precedidos por los pórticos. Un faro se encuentra en el muelle derecho del canal de entrada a la cuenca del puerto y a completar el complejo una colosal estatua de Trajano y un gran edificio, el Palazzo Imperial con anexas las termas, un teatro privado y un pequeño templo dedicado a Hércules.

Mientras paseáis entre sus ruinas, intentad aunque sólo sea por un momento imaginar cómo debía ser 2000 años atrás con la actividad comercial en pleno apogeo, pueblos de todas partes que confluían aquí para intercambiar mercancía, el continuo ir y venir de embarcaciones y carros, los gritos, la confusión y las tabernas abiertas que ofrecían comida y bebida a los navegantes.

Puerto de Trajano: ¿qué ver?

Ahora volvamos nuevamente al presente y sumerjámonos por fin en la visita de los principales monumentos del área arqueológica.

Tras haber recibido en la entrada un mapa simplificado de la zona, seguid el sendere a vuestra derecha para encontrar los restos de la muralla defensiva de Portus, erigida alrededor del siglo V.

En su interior se encuentran unos 150 espacios que se usaban como almacenes para el depósito de provisiones, productos y materiales de todos tipos. Más adelante, a lo largo de la avenida arbolada os encontraréis enfrente del pórtico de Claudio.

Puerto de Trajano - El Pórtico de Claudio

Puerto de Trajano - El Pórtico de Claudio

Este pórtico monumental salió de nuevo a la luz en 1933 durante las obras de saneamiento encargadas por el príncipe Giovanni Torlonia.

A sus columnas, constituidas por bloques de mármol, se las llamó irónicamente columnachas por su aspecto bruto; una característica que se puede observar también en otros monumentos romanos de la época de Claudio.

Puerto de Trajano - Las

Puerto de Trajano - Las "columnachas"

Puerto de Trajano - El Pórtico de Claudio y las columnachas

Puerto de Trajano - El Pórtico de Claudio y las columnachas

Siguiendo por un estrecho sendero, rodeado por dos grandes muros se llega a un amplio prado verde que tiempo atrás, antes del saneamiento, constituía la Dársena.

Esta cuenca de forma rectangular formaba parte del proyecto de Claudio, pero no se realizó hasta el imperio de Nerón y se hipotiza que estaba destinado a acoger a las pequeñas embarcaciones que subían por el río Tíber.

Por el perímetro de la Dársena aún se pueden ver los amarraderos que servían para atracar las embarcaciones que desde aquí volvían por el río Tíber para llegar a Roma.

Puerto de Trajano - El sendero a lo largo de la Dársena

Puerto de Trajano - El sendero a lo largo de la Dársena

Proseguid ahora vuestro viaje y encamináos a la avenida arbolada que costea la Dársena. Aquí el paisaje es muy variado: madroños, tilos, encinas, robles, eucaliptos y muchas otras plantas que pintan de verde todo lo que os rodea.

Puerto de Trajano - Los Almacenes de Trajano

Puerto de Trajano - Los Almacenes de Trajano

Al final de la avenida os encontraréis enfrente de los restos de lo que fueron los Almacenes de Trajano, importante depósito de almacenaje que se utilizó hasta la época medieval.

Hay que decir que al final del siglo II d.C., el pequeño pueblo de Portus, bajo Trajano se convirtió gracias a los almacenes en el principal centro comercial de Roma con nuevos edificios, lugares de culto y edificios públicos.

Visitar las ruinas de los Almacenes de Trajano os ayudará a comprender la gran habilidad ingenierística a la que habían llegado los antiguos romanos.

Siguiendo más adelante se llega finalmente al Puerto hexagonal.

Parad un momento y sacad vuestra cámara de fotos para inmortalizar el espléndido panorama del lago, rodeado por una tupida vegetación y por característicos senderos blancos.

Si os habéis enamorado de este pequeño paraíso y queréis pasar un día al aire libre descubriendo el lago, os aconsejamos que leáis también este artículo dedicado al Oasis de Porto.

Puerto de Trajano - Oasis de Porto

Puerto de Trajano - Oasis de Porto

La próxima parada son los Almacenes Severianos, que a pesar del nombre, fueron construidos en edad adriano-antoniana (a partir dal 114 d.C.).

La planimetría de la estructura tiene forma de L, con el lado largo dispuesto sobre el canal principal de la cuenca hexagonal y el lado corto parte de un lado de la misma cuenca.

Puerto de Trajano - Los Almacenes Severianos

Puerto de Trajano - Los Almacenes Severianos

Estos almacenes estaban organizados de manera que la descarga, la clasificación y el almacenaje de la mercancía tuviese lugar al mismo tiempo en todos los sectores, sin obstáculos, gracias a la distribución de ingeniosos sistemas de rampas.

A diferencia de los Almacenes Trajanos, las bóvedas de cañón se substituyeron por bóvedas de arista.

Un consejo: hay 2 puntos de los almacenes en los que está permitido subir para admirar desde lo alto la cuenca hexagonal entera. ¡Hacedlo y nos agradeceréis el consejo!

En ángulo recto con el lado nordeste de los Almacenes Severianos, podéis entrever el vasto complejo conocido como Palacio Imperial.

El edificio, que originalmente daba al puerto de Claudio y al de Trajano, no es actualmente visitable, pero en el pasado fue objeto de numerosas excavaciones y se recuperaron restos y preciosos materiales arquitectónicos.

Este imponente edificio era probablemente el alojamiento para viajeros de alto rango, embajadores y para la esancia de la familia imperial.

Puerto de Trajano - Los Restos del Palacio Imperial

Puerto de Trajano - Los Restos del Palacio Imperial

Para acabar, entre los otros edificios que no podéis perderos durante vuestra visita al área arqueólogica, también hay una Basílica Paleocristiana dotada de una fuente baptismal y los restos de unos almacenes de la Antigüedad tardía.

Este emocionante viaje para descubrir la antigua Portus y el Puerto de Trajano termina aquí.

Si habéis quedado fascinados por este mágico lugar, entonces os aconsejamos que leáis los siguientes artículos:

VISITA LA NECRÓPOLIS DE PORTUS

VISITA EL OASIS DE PORTO

VISITA EL EPISCOPIO DE PORTO

DESCUBRIENDO LAS RUINAS DE OSTIA ANTICA

Información útil

Área arqueológica del Puerto de Trajano

Teléfono: +39 06 6529192
Fax: +39 06 65010089

CóMO LLEGAR

El Área arqueológica del Puerto de Trajano se encuentra en Via Portuense km 25.600 (entrada debajo del viaducto de Via dell’Aeroporto di Fiumicino). El área no dispone de aparcamiento, pero es posible dejar el coche en el aparcamiento del aeropuerto, enfrente de terminal, por 2€ por persona. Desde el aparcamiento solo tenéis que seguir las indicaciones para el Terminal 5. De hecho, la lanzadera parte del Terminal 3, se para en el terminal 5 y luego sigue hacia el área arqueológica. El personal del bus os entregará un tiquet con el que tendréis descuento en la entrada.

Desde el aeropuerto Leonardo Da Vinci de Fiumicino hay a disposición un autobús lanzadera gratuito que sale desde el Terminal 3 salidas (primera planta) enfrente de la puerta número 5 desde las 10 de la mañana cada 30 minutos. La vuelta desde el área arqueológica es cada hora en los minutos 15 y 45. Para más información, llamar al número +39 3371175780.

Como alternativa, podéis aparcar en el cementerio que se encuentra al otro lado de la carretera y llegar a la entrada del área por una acera y un cruce peatonal, que se corresponde con el paso elevado de la carretera SS 296.

HORARIOS

El área arqueológica del Puerto de Trajano abre desde el sábado 2 de septiembre hasta el domingo 26 de noviembre de jueves a domingo de 9:30 a 18:00.

Para visitar el área hay que contactar con el personal de vigilancia efectuando la reserva a través del teléfono +39 06 6529192 o del correo electrónico: pa-oant.museodellenavi@beniculturali.it

PRECIOS

Entrada gratuita

Vota el contenido: 
Average: 5 (1 vote)

veces compartidos