Gracias a la preciosa contribución de la Doctora Eleonora Chinappi y del Doctor Massimiliano Galletti (Associazione Culturale Scrinium Arte) os hablamos del Pueblo de Palidoro, un tesoro escondido a una media hora de Civitavecchia, al que se puede llegar fácilmente por la Via Aurelia.

Dentro de esta pequeña población podréis pasar algunas horas visitando la exquisita iglesia y dando una vuelta entre los antiguos caseríos, para acabar quizás con una parada en la típica trattoria, donde saborearéis los platos de la tradición culinaria romana.

La Iglesia de Palidoro

La Iglesia de Palidoro

El pequeño pueblo de Palidoro se encuentra en la costa, al norte de Roma, en el km 30 de la Via Aurelia inmerso en un paisaje rural de gran sugestión, donde el tiempo arece haberse parado.

El nombre proviene del término latín paritorium (ruina) y se puede reconducir a los restos de un puente romano de dos arcos sobre el que se construyó un castillo, del que se tiene constancia a partir del siglo XV.

EL PUEBLO DE PALIDORO: LA HISTORIA Y LOS EDIFICIOS PRINCIPALES

Durante el siglo XVI el pueblo de Palidoro fue propiedad de la familia Muti quien luego lo cedió a Camilla Peretti, hermana del Papa Sixto V.

A finales del siglo, pasó definitivamente al Hospital del Santo Espíritu en Sassia a quien se deve la transformación de la fortificación original en una próspera empresa agrícola.

Palidoro - La torrecilla

Palidoro - La torrecilla

Así tuvieron lugar importantes iniciativas para la valorización del territorio, tanto que se convirtió en uno de las más relevantes centros hospitalarios del Agro Romano, permaneciendo activo hasta nuestros días, que forma parte de la Región del Lacio.

El pueblo, todavía hoy bien conservado, presenta elementos de la primera obra defensiva medieval, representados por una torrecilla cilíndrica y por los contrafuertes que consolidan las esquinas de un edificio, el casal propiamente dicho, en su origen ciertamente parte integrante de un castrum, o sea, un poblado fortificado según el modelo de asentamiento rústico difundido por el Campo Romano.

En el centro de la plaza se alza la monumental iglesia llamada de los Apóstoles Jacobo y Felipe.

El edificio actual, quizá construido sobre los restos de una iglesia más antigua, se construyó durante el pontificado de Pío VI Braschi (1775-1799), como recuerda la inscripción presente en su interior.

La fachada de estilo neoclásico, enmarcada por finas pilastras que sostienes el tímpano, presenta una amplia ventana y un portal coronado por un enorme blasón: un escudo sobre el que están esculpidas las insígnias del Papa Braschi.

La iglesia de Palidoro

La iglesia de Palidoro

El escudo Papal de la iglesia de Palidoro

El escudo Papal de la iglesia de Palidoro

El interior de la iglesia está constuido por una única nave con copertura de vuelta, destacada a lo largo de su perímetro por elegantes parástades.

En el presbiterio realzado, protegido por una balustrada decorada con la doble cruz emblema del Hospital del Santo Espíritu, está el valioso altar de mármol dominado por el retablo del altar que representa al Espíritu Santo descendiendo sobre los Santos Jacobo y Felipe.

La obra encargada por el comendador del hospitale del Santo Espíritu Monseñor Francesco degli Albizi fue realizada en 1788 por el pintor Antonio Cavallucci de Sermoneta.

Una vez fuera de la iglesia, recorriendo las calles empedrades del pueblo, se pueden encontrar varios blasones en piedra puestos sobre las fachadas de los edificios. Estos llevan la doble cruz, a menudo acompañada por el símbolo heráldico de las familias de los Preceptores o Comendadores, o bien de Directores regentes del hospital romano, siendo testigos de la siempre viva atención hacia este ecntro agrícola.

Otras losas recuerdan en cambio el paso de muchos Pontífices, que venían aquí a recomfortarse en una pequeña parada antes de llegar a su destino final: Civitavecchia, principal puerto tirreno del Estado de la Iglesia.

Iglesia de Palidoro - El cuadro de Antonio Cavallucci da Sermoneta

Iglesia de Palidoro - El cuadro de Antonio Cavallucci da Sermoneta

Todavía hoy, el pequeño pueblo de Palidoro representa una parada privilegiada donde, por el mismo rasero de los antiguos viandantes que solían cruzar la calle consular, uno puede reconfortarse en una de las trattorias presentes y degustar el sabor genuino de los platos de la cocina romana casera.

DEL PUEBLO A LA TORRE DE PALIDORO

Dejando el pueblo y siguiendo hacia la costa, se llega a la Torre de Palidoro construida en época medieval en la desembocadura del homónimo foso, y hoy situada a 100 metros del mar a causa del progresivo avance de la costa.

La torre, de unos 20 metros de altura, constituía una torre de avistamiento, fundada sobre ruinas romanas. Reconstruida en 1562 por el Hospital del Santo Espíritu para plantar cara a la amenaza de la piratería turca ha sido recientemente restaurada.

Su estructura solitaria, inmersa en un paisaje costero incontaminado y rico de flora mediterránea ¡llama mucho la atención!

La Torre de Palidoro

La Torre de Palidoro

En este lugar, el 23 de septiembre de 1943 los alemanes fusilaron al sargento segundo de los Carabinieri Salvo D’Acquisto.

El joven, para salvar la vida de 22 ciudadanos inocentes, se autoacusó antes los militares aemanes como único responsable de un presunto atentado contra una patrulla de las SS. El carabiniere, que tenía sólo 23 años, fue condecorado con la Medalla de oro al valor militar y todavía hoy al lado de la torre se puede admirar una estrella que recorda su heroico gesto.

de Eleonora Chinappi y Massimiliano Galletti Associazione Scrinium Arte.

© Fotografías de los autores.

Información útil

Palidoro

CóMO LLEGAR

El Pueblo de Palidoro se encuentra en el km 30 de la Via Aurelia y se puede llegar directamente atravesando la SS1 o bien la Autopista Roma-Civitavecchia en ambas direcciones (A12) saiendo en el peaje de Torrimpietra (1,20€). Para llegar a la Torre de Palidoro desde el pueblo, coger Via S. Carlo y luego Via della Torre di Palidoro.

Vota el contenido: 
Sin votos todavía

veces compartidos