Imperdible, una de las siete maravillas del mundo, Patrimonio de la Unesco: en nuestra opinión, al menos una vez en la vida tenéis que ir a Roma y visitar el Anfiteatro Flavio

Pues sí, porque en realidad el nombre original es Anfiteatro Flavio, el complejo fue, de hecho, edificado en época Flavia. A lo largo de los siglos, y más concretamente en la edad Medieval, los romanos empezaron a llamarlo Coliseo, tanto por la presencia en las proximidades de una colosal estatua de bronce dedicada como por sus dimensiones colosales.

El Coliseo de Roma: un icono de Italia en el mundo

El Coliseo de Roma: un icono de Italia en el mundo

"Mientras exista el Coliseo, existirá también Roma; 
cuando caiga el Coliseo, caerá también Roma;
cuando caiga Roma, caerá también el mundo
"

Profecia de Beda el Venerable, siglo VIII

 

Visita el Coliseo de Roma

Visita el Coliseo de Roma

Algunos datos

  • 2.000 años de historia,
  • más de 70.000 espectadores,
  • 527 metros de perímetro,
  • una superfície interna de más de 3.000 metros cuadrados,
  • una altura de 48 metros.
  • 6.250.000 visitantes en 2014 (el sitio italiano más visitado)

La base del anfiteatro se apoya sobre una plataforma de travertino que lo eleva respecto al área que lo rodea. Los cimientos están constituidos por una gran platea de toba de casi 13 m de espesor, recubierta en el exterior por un muro de ladrillo.

El Coliseo: un icono en el mundo

No os podéis ni debéis perder una visita al Coliseo: el anfiteatro más grande del mundo, el monumento más famoso de Roma y de Italia, tanto que es un auténtico símbolo en el extranjero, incluido desde 1980 en la lista de Patrimonios de la humanidad de la UNESCO (junto a todo el Centro histórico, a las Zonas extraterritoriales de la Santa Sede en Italia y a la Basílica de San Pablo extramuros) y desde 2007 incluida entre las “nuevas siete maravillas del mundo” según un concurso organizado por la New Open World Corporation.

El Coliseo, vista del interior

El Coliseo, vista del interior

El Coliseo: cómo obtener gratis y saltar la cola

El Coliseo se encuentra en pleno centro de Roma, entre la zona del Celio y los muy cercanos Foros Imperiales y Plaza de Venecia. Se puede llegar fácilmente con trnasporte público, para toda la información útil, os redirigimos a la casilla del fondo de la página.
Os aconsejamos dos maneras para visitar el Coliseo:

  • MODO ECONÓMICO, paseando alrededor y respirando el aire imperial, tomando fotos y selfies desde todas las posiciones posibles, quizá paladeando una bebida en uno de los bares-restaurante que lo rodean;
  • MODO CULTURAL, entrando dentro pagando una entrada que os permitirá visitar también el  complejo del Foro Romano y el Palatino a lo largo de los Foros Imperiales.

Nuestro consejo es siempre visitarlo pagando la entrada, claro que mucho depende del tiempo que tengáis disponible. Digamos que si estáis en modalitdad visita “relámpago” os conviene admirar la majestuosiad del Coliseo desde fuera, sobre todo si no habéis reservado vuestra entrada online...

Para visitarlo evitando las colas, sólo tenéis que comprar vuestra entrada online por €12. Tiene una validez de 2 días desde el momento de la compra.

Además, la entrada al Coliseo es gratuita para todos los ciudadanos menores de 18 años de la Comunidad Europea y extracomunitarios, para personal docente italiano y, todos los primeros domingos de mes, día en que la entrada es gratuita para todo el mundo y sin reserva.

El Coliseo: un poco de historia

Los orígenes del Coliseo se remontan al 72 DC cuando Vespasiano inició su construcción. La obra fue financiada principalmente con el botín obtenido del saqueo al templo de Jerusalén, dos aos antes. En el 80 fue inaugurado por Tito con 3 meses de juegos. Se convirtió immediatamente en un símbolo de la grandeza imperial y se utilizó principalmente para eventos celebrativos y para el entretenimiento y diversión del pueblo que podía asistir a los espectáculos de gladiadores, a las commemoraciones de battallas famosas y a tragedias basadas en la mitología griega. 

Desde el siglo VI empezó a caer en desudo y se utilizó para otros fines: área de sepultura, castillo, cantera de materiales. En 1349, tran un gran terremoto, la estructura sufrió graves daños. Se convirtió en lugar sagrada y, finalmente, en inglesia consagrada a Cristo y a los mártires cristianos entre los siglos XVII y XVIII.

El espolón realizado por Stern para sostener el Coliseo

El espolón realizado por Stern para sostener el Coliseo

Durante estos siglos, el Coliseo fue habitado y los romanos ¡llegaron a construir en su interior! La incuria unida a los fuertes terremotos puso en grave peligro el Coliseo, que fue sometido a varias intervenciones entre los siglos XVIII y XIX secolo. Muy importante, y aún hoy visible, la intervención de rehabilitación realizada por Giuseppe Valadier en 1815 inseriendo un espolón de ladrillo:

En el siglo veinte, tras las obras para la construcción de los foros imperiales, la fuente flavia fue definitivamente destruida. En 2007 el complejo del Coliseo fue incluido entre las Siete maravillas del mundo moderno.

El Coliseo: los juegos

El Coliseo ha representado durante siglos el entretenimiento y la diversión del pueblo romano. Las actividades seguían un programa bien definido:

  • en la primera parte de la jornada, las luchas entre animales o entre un gladiador y un animal,
  • después, las condenas a muerte, 
  • la jornada culminaba con las luchas entre gladiadores, el momento más esperado por los espectadores.

Habís, por lo tanto, mucha violencia y sangre. Para que os hagáis una idea, durante los juegos inaugurales organizados por Tito murieron ¡2.000 gladiadores y 9.000 animales!

Una representación de un combate entre gladiadores

Una representación de un combate entre gladiadores

Los gladiadores eran esclavos, prisionieros de guerra pero también hombre libres. Se podía también escoger convertirse en gladiador-
Tenían la obligación de entrar en una escuela de gladiadores y, en la mayor parte de los casos, aplazaban su pena de muerte pero también tenían la posibilidad de rehabilitarse combatiendo en la arena y demostrando coraje y habilidad con actuaciones que capturaban la aprovación de los espectadores.

En el siglo IV, el emperador Constantino, tras abrazar la fe cristiana prohibió las luchas, que continuaron más o menos clandestinamente hasta el 439 a.C. antes de desaparecer del todo.

Información útil

Coliseo - Anfiteatro Flavio

CóMO LLEGAR
Desde el Puerto de Civitavecchia dirigíos hacia la Estación de tren de Civitavecchia y coged el tren para Roma Termini. Desde allí Metro línea B parada Colosseo.
Buses: 75, 81, 673, 175, 204
Tram: n°3
HORARIOS
Del 2 de enero al 15 de febrero: 8:30 - 16:30
Del 16 de febrero al 15 de marzo: 8:30 - 17:00
Del 16 al último sábado de marzo: 8:30 - 17:30
Del último domingo de marzo al 31 de agosto: 8:30 - 19:15
De 1 de septiembre al 30 de septiembre: 8:30 - 19:00
Del 1 de octubre al último sábado de octubre: 8:30 - 18:30
Del útima domingo de octubre al 31 de diciembre: 8:30 - 16:30
PRECIOS
Entrada general 12,00€
Entrada reducida 7,50€
A las entradas online hay que añadir 2€ de derechos de reserva.
Vota el contenido: 
5
Average: 5 (3 votes)

veces compartidos