DURACIóN

3-5 horas

Dificultad

Media

Presupuesto

Media

Paradas del itinerario

  1. Plaza de San Pedro

    Descripciones e información útil sobre la Plaza de San Pedro, la plaza de la Basílica de Roma

  2. La Basílica de San Pedro

    Todo sobre la Basílica de San Pedro: historia, arte, la piedad de Miguel Ángel, la cúpula y mucha información útil sobre horarios, entradas y cómo llegar.

  3. Visita y descubre el Castel Sant'Angelo en Roma

    Horarios, precios de la entrada e información útil para visitar el Castillo de Sant'Angelo en Roma

Siguiendo este breve itinerario empezaréis desde el Puerto de Civitavecchia para visitar en medio día algunos lugares símbolos de la Roma Cristiana.

¿Estáis listos para descubrir algunas de la obras de arte más increíbles de todos los tiempos como la maravillosa Basílica de San Pedro? ¿Sí? Bien... entonces ¡empezamos!

PREPARATIVOS PARA LA SALIDA

Desde el Puerto de Civitavecchia, en primer lugar tenéis que llegar a la estación. Leed nuestro artículo sobre cómo llegar desde el Puerto de Civitavecchia hasta la Estación de Tren ¡y no tendréis ninguna duda!

Una vez llegados a la estación comprad un billete para el primer tren regional en dirección a Roma Termini. Si podéis, os aconsejamos subir a un Regional Rápido para ahorraros alguna parada y algún minuto.

Como tenéis que bajar en la estación de Roma San Pietro también podéis comprar 2 billetes quilométricos, gastando 9,20€ entre ida y vuelta. De hecho, para este itinerario no necesitáis coger ningún otro transporte público. Si, en cambio, tenéis intención de quedaros y visitar otros puntos de interés en la capital, comprad directamente un billete diario BIRG (12€) que, además de la ida y la vuelta, incluye también viajes ilimitados con todos los mediso de transporte públicos (metro, autobús y tramvía) durante un día.

Escoged vuestro bilelte, subid al tren y ¡buen viaje! Tras unos 45/50 minutos podéis bajar en Roma San Pietro.

Un consejo práctico: los trenes regionales no disponen de espacios especialmente grandes para lelvar vuestras maletas, por lo tanto, os invitamos a no llevar con vosotros equipaje excesivamente voluminoso. Una mochilita con lo estrictamente necesario será más que suficiente.

EL ITINERARIO

1. Desde la estación de Roma San Pietro podéis lelgar directamente a pie a la primera parada: Plaza de San Pedro se encuentra a menos de un quilómetro de la estación y siguiendo las indicaciones podéis llegar a ella muy fácilmente. Consultad también el mapa de arriba para encontrar el camino más breve.

Como alternativa, si habéis comprado el BIRG, podéis esperar al bus de la línea 64 que sale de Piazza della Stazione San Pietro y en sólo 2 paradas os deja en Via di Porta Cavalleggeri. En pocos pasaos habréis llegado.

Cuando empecéis a ver la célebre columnata significa que habéis llegado ¡a la Plaza de San Pedro! Hablar sobre esta plaza ¡no es para nada fácil! Pero de algo sí estamos seguros, se trata de una auténtica obra maestra de la arquitectura creada por el genio Gian Lorenzo Bernini: una gran elipse de 240 metros que os dará la bienvenida con un simbólico abrazo.

 

En el interior de la Plaza de San Pedro os sentiréis acogidos en un simbólico abrazo

En el interior de la Plaza de San Pedro os sentiréis acogidos en un simbólico abrazo

si llegáis un miércoles por la mañana encontraréis la plaza repleta de fieles reunidos para recibir la habitual bendición del Papa y podéis verlo también en su Papa-móvil mientras que si llegáis un domingo por la mañana, la multitud será aún mayor: a mediodía, de hecho, los fieles se reúnen para asistir al Angelus Domini y recibir la bendición del Pontífice asomado a la ventana de su estudio.

En cualquier caso y por el motivo que sea que os encontréis en la Plaza de San Pedro, nunca bastarán todas las palabras de este mundo para describir la increíble emoción que experimentaréis cruzando la plaza más bella del mundo.

La Plaza de San Pedro el domingo por la mañana durante el Angelus del Papa

La Plaza de San Pedro el domingo por la mañana durante el Angelus del Papa

Si no buscáis un baño de multitudes y queréis visitar la plaza para deteneros a admirar con calma los monumentos, estatuas y fuentes, evitad visitarla durante estas celebraciones. 

Ahora, antes de proseguir os desvelamos un pequeño secreto... justo al lado del obelisco, desde una piedra situada sobre el pavimento de la plaza se tiene como la impresión de ver una sola fila de columnas en vez de cuatro, puesto que éstas se encuentran perfectamente alineadas. ¡Ver para creer! Esta ilusión óptica se debe a la extraordinaria perspectiva ideada por Bernini.

Para conocer la historia, curiosidades y otras anécdotas leed ahora nuestro artículo dedicado a la Plaza de San Pedro.

2. La Basílica de San Pedro es la iglesia más grande del mundo en absoluto. Además de ser una gran obra de arte de por sí, es también un gran contenedor de arte.

Sólo hace faltar pensar que a lo largo de más de un siglo se han sucedido arquitectos como Bramante, Rafael, Antonio da Sangallo el Joven, Miguel Ángel, Giacomo della Porta y Maderno.

La fachada de la Basílica, erigida por Carlo Maderno entre 1607 y 1614 está precedida por una escalinata de tres rellanos realizada por Gian Lorenzo Bernini con las estatuas colosales de San Pablo y San Pedro a los lados. El balcón central es desde el que se asoman el Papa durante las bendiciones.

En el interior de la Basílica se conservan una cantidad indescriptible de obras maestras entre las cuales la Piedad de Miguel Ángel, el baldaquín de San Pedro cerca del altar principal, la estatua de bronce de San Pedro, la Tumba de León XI, el monumento a Pío VII, la Tumba de Alejandro VII, las Grutas Vaticanas en los niveles inferiores en los que se encuentra la Tumba de Pablo II, las salas octagonales, los órganos y muchísimas más estatuas de mármol de santos y personajes ilustres.

La fachada exterior de la Basílica de San Pedro

La fachada exterior de la Basílica de San Pedro

La entrada a la Basílica es gratuita mientras que se paga la visita a la Cúpula. Nosotros óbviamente os aconsejamos que subáis a la cúpula para presenciar una fantástica panorámica de Roma, con la Plaza de San Pedro, el Castillo de Sant’Angelo y el río Tíber al fondo. Mide 133 metros de altura y tiene ¡551 escalones!

El billete para subir cuesta 5€ pero no tengáis miedo, con un suplemento de 2€ hay un cómodo ascensor que hace que todo sea mucho más fácil... ¡o casi! Lee nuestro artículo sobre la Basílica de San Pedro para descubrir detalles, curiosidades y mucha información útil.

Si tenéis más tiempo, podéis visitar también las Grutas Vaticanas, a las que se accede desde el transepto de la Basílica y donde se encuentra la Tumba de San Pedro. Sin embargo, para visitar esta última es necesario contactar previamente la Oficina de Excavaciones (encontraréis todas las referencias en la casilla del fondo de la página dedicada a la Basílica).

3. Una vez salgáis de la Basílica, atravesad de nuevo la plaza y dirigíos hacia Via della Conciliazione. Entre vendedores ambulantes, de souvenirs, tour operadores y autobuses panorámicos, la calle es un bullicio continuo.

Acabada en 1950 en ocasión del Jubileo, a pesar del nombre que lleva la calle, Via della Conciliazione (de la Conciliación) es una de las obras urbanísticas más discutidas del siglo XX. De hecho, su realización llevó a la demolición y transformación de iglesias y edificios históricos del barrio de Borgo. Entre estos, por ejemplo, se cuenta el palazzo Caprini de Bramante y el palazzo di Jacopo da Brescia.

San Pedro visto desde Via della Conciliazione

San Pedro visto desde Via della Conciliazione

Polémicas a parte, siempre provoca un cierto efecto el pensar que en este momento habéis dejado el Vaticano, el estado más pequeño del mundo, para volver a Italia. Dáos incluso la vuelta para un último saludo a la Basílica y proseguid recto hacia la última etapa de nuestro itinerario.

3. A medida que avancéis veréis acercarse cada vez más el majestuoso edificio de Castel San'Angelo. La fortaleza no siempre ha tenido el aspecto con el que se puede admirar hoy y a lo largo del tempo ha sufrido numerosas modificaciones.

Proyectado inicialmente por el arquitecto Demetriano (125 a.C.) para ser el mausoleo fúnebre del emperador Adriano, fue llevado a cabo finalmente en 139 a.C. por Antonino Pio. En 271 a.C. se transformó en castillo añadiendo una muralla de la cual se abría la Puerta de San Pedro mientras que finalmente, en 1277, pasó bajo propiedad del Vaticano, la fortaleza se convirtió en un presidio inexpugnable de la Iglesia, con la posterior anexión de los apartamentos pontíficos.

Castel Sant'Angelo

Castel Sant'Angelo

Son muchas las historias, leyendas y curiosidades que se cuentan sobre este misterioso edificio che desde siempre ha suscitado una gran fascinación... leed nuestro artículo sobre Castel Sant'Angelo ¡para descubrir más!

Por ejemplo, ¿sabíais que el castillo, en el pasado estaba secretamente conectado con los edificios del Vaticano?

En 1277, efectivamente, el Papa Nicolás III hizo construir el llamado "passetto di Borgo", un corredor elevado de 800 metros que unía los muros vaticanos al castillo, ofreciendo así una vía de escape rápida y segura. El Papa Alejandro IV Borgia lo usaba para visitar las prisiones del castillo, mientras otros pontífices, entre los cuales el Papa Clemente VII (Julio de' Medici), lo usaron para huir en dramáticas ocasiones como el saco de Roma en 1527 por los lansquenete, mercenarios alemanes de Carlos V. El "passetto di Borgo" existe aún hoy y en algunos períodos del año todavía se puede visitar con reserva. 

El Puente del Ángel con las célebres estatuas

El Puente del Ángel con las célebres estatuas

Ahora si estáis cansados, podéis limitaros a admirar el Castillo desde fuera, quizá haciendo algunas fotos al sugestivo Puente del Ángel, pero si aún os queda tiempo y energías, visitad también el Museo Nacional de Castel Sant' Angelo que alberga colecciones de arte e historia: esculturas, pinturas, restos arqueológicos de mármol, armas, muebles y objetos de varia proveniencia.

El Museo no es excesivamente grande (en 1 hora podéis verlo) y el billete de entrada cuesta 7€.

¡Nuestro breve tour termina aquí! Ahora sólo os queda volver sobre vuestros pasos y lelgar de nuevo a la estación de San Pietro, o bien, si tenéis quedaros aún en Roma os recordamos que cerca de la Plaza de San Pedro se encuentran las paradas de metro  Lepanto y Ottaviano (línea A) además de numerosos autobuses.

Esperamos como siempre que dejéis muchos comentarios y ¡nos contéis vuestro viaje!

Vota el contenido: 
5
Average: 5 (1 vote)

veces compartidos