DURACIóN

Dos o más días

Dificultad

Difícil

Presupuesto

Bajo

Paradas del itinerario

  1. La Basílica de San Pedro

    Todo sobre la Basílica de San Pedro: historia, arte, la piedad de Miguel Ángel, la cúpula y mucha información útil sobre horarios, entradas y cómo llegar.

  2. La Basílica de San Pablo Extramuros

    De la Tumba del Santo a los retratos de los Pontífices. He aquí qué ver en la Basílica de San Pablo Extramuros: historia, horarios de las misas y ubicación.

  3. La Basílica de San Sebastián Extramuros

    Visitar la Basílica de San Sebastián Extramuros: catacumbas, horarios, dirección y descripción de qué ver en una de las Siete Iglesias de Roma

  4. La Basílica de San Juan de Letrán

    Qué ver en la Basílica de San Juan de Letrán en Roma: historia, descripción, arquitectura y horarios para visitar la obra maestra de Borromini

  5. La Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén

    Visitar la Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén: horarios e información útil para admirar las relíquias sagradas y las obras de una de la siete iglesias de Roma

  6. La Basílica de San Lorenzo Extramuros

    Desde el Claustro del Monasterio a los mosaicos de estilo cosmati, vamos a descubrir una de las Siete Iglesias de Roma: historia, descripción y horarios de visita

  7. La Basílica de Santa María Mayor

    Descubriendo la Basílica Papal de Santa María Mayor: historia, leyenda, descripción y horarios de visita de una de las iglesias más bonitas de toda Roma

El peregrinaje de las siete iglesias de Roma es un recorrido de unos 20 quilómetros que los peregrinos antiguamente solían hacer en un único día, visitando las cuatro basílicas patriarcales más la Basílica de San Lorenzo Extramuros, La Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén y La Basílica de San Sebastián Extramuros.

Si este antiguo peregrinaje se ha mantenido vivo hasta nuestros días se debe sobre todo a San Felipe Neri, quien tras llegar a Roma en 1534 como joven sacerdote, inició a realizar este recorrido espontáneamente, primero él solo y luego junto a pocas decenas de compañeros. Fueron sumándose cada vez más personas ¡hasta llegar a 6.000 participantes durante el pontificado de Papa Pío IV!

No obstante, la peregrinación, no fue realmente una invención propia de San Filipe Neri. De hecho, él retomó la antiquísima tradición medieval de los peregrinos de visitar las tumbas de Pedro y Pablo. Tradición que a lo largo de los siglos, sobre todo con el gran primer Jubileo instituido en el año 1300 por el Papa Bonifacio VIII, se convirtió en un ritual importantísimo para los fieles de todo el mundo.

En ocasión del extraordinario Jubileo de la Misericordia 2015, anunciado por el Papa Francisco, os presentamos el itinerario completo.

PEREGRINAJE DE LAS SIETE IGLESIAS: ¿CUÁNDO?

Es necesario remontarse a 1552 para que el peregrinaje se conviertiera en una costumbre estable y organizada. Al crecer el número de participantes, Felipe Neri decidió dedicar al peregrinaje un día fijo del año: el jueves santo. Así, el primer peregrinaje oficial empezó el 25 de febrero de 1552.

En el pasado, el itinerario se completaba en 2 días, empezando la noche del miércoles desde la Iglesia de Santa Maria in Vallicella y pasando por el puente Sant’Angelo en dirección a San Pedro. Tras la visita, los peregrinos se paraban en el Hospital de Santo Spirito in Sassia para visitar a los enfermos, antes de proseguir la ruta.

Hoy, en cambio, el peregrinaje de las Siete Iglesias se realiza en 24 horas, dos veces al año: en septiembre y en mayo, poco antes de la fiesta del santo, empezando después de la misa de las 19:00 en la Chiesa Nuova (Santa Maria in Vallicella) y llegando entre las 7:00 y las 8:00 de la mañana siguiente a la Basílica de Santa Maria Mayor.

Este recorrido no es sólo un acto de fe y devoción sino también un modo de descubrir las tantas maravillas artísticas contenidas en las iglesias más bellas de Roma. Por eso, ¡vamos a calzarnos un par de zapatillas cómodas y a descubrir todas las estapas!

EL PEREGRINAJE DE LAS SIETE IGLESIAS: LAS ETAPAS DEL ITINERARIO

Como ya hemos dicho, el recorrido empieza justo después de la misa vespertina en la Iglesia de Santa Maria in Vallicella, situada en el corazón de la Roma barroca, en la homónima plaza en un ensanche de Corso Vittorio Emanuele II.

1. LA BASÍLICA DE SAN PEDRO

La primera etapa está representada por la iglesia más importante del mundo: la Basílica de San Pedro. Es aquí donde, con la apertura de la Puerta Santa el próximo 8 de diciembre de 2015 tendrá comienzo el Jubileo. 

Esta basílica no necesita presentación: además de ser la sede del Papa, es un auténtico contenedor de obras de arte. A lo largo de más de un siglo se han sucedido Bramante, Rafael, Antonio da Sangallo el Joven, Miguel Ángel, Giacomo della Porta y Maderno. La etapa se concluye generalmente con una visita a las Tumbas de los Papas.

La Basílica de San Pedro en el Vaticano

La Basílica de San Pedro en el Vaticano

De la Basílica de San Pedro, costeando el Lungotevere hasta el cruce con Viale Guglielmo Marconi, llegaréis a la segunda parada del itinerario: la Basílica de San Pablo Extramuros.

La Basílica de San Pablo Extramuros

La Basílica de San Pablo Extramuros

2. LA BASÍLICA DE SAN PABLO EXTRAMUROS

La Basílica de San Pablo Extramuros, situada en Via Ostiense, es la segunda etapa del peregrinaje. Construida en el lugar de sepultura de Pablo de Tarso, la basílica fue destruida en el incendio de 1823 y reconstruida a partir de 1826 gracias a las contribuciones de los fieles de todo el mundo.

El cuadriportico de ingreso os conduce a una de las iglesias más majestuosas de Roma, célebre por contener los retratos de todos los Papas, de San Pedro al Papa Francisco, además de un bellísimo claustro y una preciosa Pinacoteca.

Desde aquí, recorriendo la calle que aún hoy se llama Via delle Sette Chiese (Calle de las Siete Iglesias), se llega a la tercera parada, la Basílica de San Sebastián en la Via Appia Antica, entre el Parque de la Caffarella y las homónimas catacumbas.

3. LA BASÍLICA DE SAN SEBASTIÁN EXTRAMUROS

Visitar las Catacumbas de San Sebastián es una experiencia que os llevará atrás en el tiempo, a las raíces de la cristianidad. La Basílica de San Sebastián, además, es realmente preciosa y alberga muchos importantes restos arqueológicos.

El interior de la iglesia presenta un bonito techo de madera tallada, obra de Vasanzio con con los blasones del Cardinal Borghese y del Papa Gregorio XVI.

En la Capilla de las Relíquias se conserva una de las flechas que martirizaron a San Sebastián y la piedra original con las huellas de Cristo del Domine quo vadis?.

En el pasado era costumbre realizar una parada en la viña Savelli, en el Parque de la Caffarella.

 

La Basílica de San Sebastián Extramuros

La Basílica de San Sebastián Extramuros

Con el paso del tiempo, en cambio, se convirtió en algo habitual parar en el Jardín Mattei, en lo que hoy se llama Villa Celimontana, antes de llegar a la próxima etapa, la Basílica de San Juan.

La Basílica de San Juan de Letrán

La Basílica de San Juan de Letrán

4. LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN

La Basílica de San Juan de Letrán, definida también como la "madre de todas las iglesias" forma parte de un gran complejo monumental que incluye el obelisco, el Palacio de Letrán y el Santuario de la Escalera Santa.

Considerada una de las obras maestras de Borromini, esta espléndida catedral, fundada entre el 311 y el 312 d.C. por el Papa Melquíades, se encuentra sobre el monte Celio y es sin duda una destinación irrenunciable para turistas y peregrinos de todo el mundo.

Entre las obras de arte que custodia la iglesia, destaca el célebre fresco de Giotto que representa al Papa Bonifacio VIII en el acto de anunciar el primer Jubileo de 1300.

 

Una vez fuera de la Basílica, es costumbre visitar también el Santuario de la Escalera Santa.

Según la tradición, Santa Elena, madre de Constantino, durante su peregrinaje a Tierra Santa, mandó desmontar y transporta ra Roma parte de la escalera que Jesucristo subió para llegar al Sanedrín, delante de Poncio Pilato, poco antes de ser crucificado.

Hoy esta escalera se compone de 28 escalones que sólo los fieles pueden subir de rodillas en señal de devoción.

5. LA BASÍLICA DE LA SANTA CRUZ EN JERUSALÉN

Desde Piazza San Giovanni, recorriendo la avenida arbolada de Viale Carlo Felice, se llega fácilmente a la Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén.

Esta basílica es conocida sobre todo porque custodia en su interior importantes relíquias, además de frescos, mosaicos y una copia del Santo Sudario.

En la Capilla de las Relíquias se conservan fragmentos auténticos de la Cruz de Jesús, parte de la corona de espinas, un clavo sagrado y el Titulus crucis.

Según la tradición Santa Elena en persona llevó las relíquias tras su viaje a Tierra Santa.

La Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén

La Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén

Una vez fuera de la Basílica de la Santa Cruz, atravesando Porta Maggiore se llega al Cementerio Monumental del Verano detrás del cual se encuentra la Basílica de San Lorenzo Extramuros.

La Basílica de San Lorenzo Extramuros

La Basílica de San Lorenzo Extramuros

6. LA BASÍLICA DE SAN LORENZO EXTRAMUROS

En el interior de la Basílica se encuentra custodiada la Tumba de San Lorenzo, martirizado en el año 258 d.C. bajo el imperio de Valeriano y las relíquias de San Esteban, así como las de otros personajes ilustres como el estadista italiano Alcide De Gasperi y cinco papas: San Zósimo, San Sixto III, San Hilario, Dámaso II y Beato Pío IX.

La iglesia data del siglo IV d.C. y fue reconstruida tras los bombardeos de 1943, usando los materiales originales, con la finalidad de preservar su antigua arquitectura. Su particularidad reside en el hecho de que está constituida por la unión de dos iglesias: la primera, paleocristiana, comisionada por Constantino I, y la segunda ideada dos siglo después por el Papa Pelagio II.

Una vez salgamos de la Basílica de San Lorenzo nos dirigiremos hacia la última parada del peregrinaje, donde los fieles suelen pedir la Gracia, la Basílica de Santa María Mayor, situada entre la Plaza homónima y Plaza del Esquilino, a pocos pasos de la estación de Termini.

7. LA BASÍLICA DE SANTA MARÍA MAYOR

La Basílica de Santa María Mayor es una obra maestra absoluta del arte y de la arquitectura paleocristiana.

El campanario románico, con sus 75 metros, es el más alto de la capital y en su interior se conservan mosaicos, frescos y esculturas de gran valor.

El techo artesonado de madera dorada es obra de Giuliano da San Gallo mientras que a la derecha del Altar mayor, se encuentra la tumba del gran arquitecto Gian Lorenzo Bernini, la Relíquia de la Sacra Culla (la Cuna Sagrada), el pesebre del siglo XIII y el Baptisterio.

La Basílica de Santa Maria Mayor

La Basílica de Santa Maria Mayor

Hemos llegado al final de este extraordinario recorrido de fe y conocimiento.

Una ruta antigua en la que todavía hoy siguen participando millones de fieles y que, en previsión del próximo Jubileo extraordinario anunciado por el Papa Francisco será el itinerario por excelencia de todos los visitantes en peregrinaje en Roma.

Vota el contenido: 
5
Average: 4.5 (2 votes)

veces compartidos