"Sin haber visto la Capilla Sixtina, uno no puede formarse una idea apreciable de lo que el ser humano es capaz de lograr".  Johann Wolfgang von Goethe

La Capilla Sixtina es sinónimo de Miguel Ángel. El grande artista dedicó casi 10 años de su vida a realizar las pinturas que recubren la bóveda y la pared del fondo encima del altar, obras de arte absolutas, queridas y celebradas en todo el mundo. 

¡Visitar la Capilla Sixtina es una experiencia inolvidable que no os podéis perder en absoluto! En este artículo encontraréis toda la información útil sobre horarios, precios de las entradas y mucho más para organizar de la mejor manera posible vuestra visita.

Pero antes de comprar las entradas, ¿qué os parece descubrir algo más sobre esta increible obra? 

La Capilla Sixtina en todo su esplendor

CAPILLA SIXTINA: DÓNDE, CUÁNDO Y POR QUÉ

La Capilla Sixtina se encuentra cerca de la Basílica de San Pedro, en el interior del itinerario de los Museos Vaticanos y se accede por la imponente Sala Regia. Nacida entre 1477 y 1480 gracias a la reestructuración de la antigua Capilla Magna, toma el nombre de Papa Sixto IV que comisionó las primeras obras.

Inagurada el 15 de agosto de 1483, la Capilla Sixtina además de contener obras de inestimable valor, es famosa en todo el mundo por ser la sede oficial del Cónclave, o sea, la sala en la cual los cardinales se reunen para elegir al nuevo Papa. 

El interior de la capilla está compuesto por una nave individual con una bóveda de cañón rebajada con penachos y una luneta encima de cada una de las veinte ventanas. Una curiosidad: parece que las dimensiones de la capilla son las mismas de las del Templo de Salomón en Jerusalén según el Antiguo Testamento.

Una vez dentro, lo que más llama la atención son las maravillosas pinturas que recubren la bóveda, entre las cuales descata en el centro "La Creación de Adán " y el inmenso "Juicio Final" que recubre la pared del altar. Pero en el interior de la capilla no sólo se encuentran las obras maestras de Miguel Ángel sino también obras de artistas del calibre de Pietro Perugino, Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli entre otros.

La complejidad de la bóveda de la Capilla Sixtina pintada por Miguel Ángel

LAS PINTURAS DE MIGUEL ÁNGEL

En 1483, el Papa Julio II, nieto de Sixto IV, no satisfecho por el cielo estrellado que decoraba la bóveda, llama el joven Miguel Ángel. El artista, que nunca se había sentido a gusto con la pintura y que no había experimentado la técnica del fresco, al principio rechaza el cargo, recalcando que él es escultor. Al final, gana la perseverancia de Julio II y Miguel Ángel empieza a pintar la bóveda y las lunetas en la parte superior de las paredes. 

Las obras duran ¡4 largos años!, desde 1508 hasta 1512. Años durante los cuales Miguel Ángel se enfrenta a innumerables dificultades y pone seriamente en riesgo su salud. La dificultad mayor es llegar hasta el techo y, por eso, el artista llega a construirse un andamiaje de madera compuesto por diversos escalones. A causa de la pintura que gotea en los ojos mientras pinta, Miguel Ángel corre el peligro de cegarse y, a causa de la incómoda posición que es obligado a asumir con el cuello, sufre una serie de repercusiones en las cervicales.

Otros elementos empeoraban la situación, como la relación conflictiva con Julio II, hombre de carácter difícil pero de grandes habilidades de persuasión, y el hecho de tener que adelantar de su bolsillo gran parte de los gastos para los materiales.

Miguel Ángel - Creación de los astros y las plantas

El 1 de noviembre de 1512 Miguel Ángelo completa finalmente los frescos de las vueltas y la Capilla Sixtina se muestra al público. La obra es simplemente maravillosa: en los nueve recuadros centrales están representadas las Historias del Génesis, entre los cueles se encuentra la célebre "Creación de Adán"; a los lados hay potentes figuras de Ignudi (desnudos) que sostienen medallones, dentro de los cuales están representadas las Escenas del Libro del Rey, en los espacios entre las enjutas se distinguen las cinco Sibilas y los siete Profetas, y para acabar, en los pechinas angulares algunos de los Episodios de Salvación sacados del Antiguo Testamento.

A los largo de la bóveda están representados elementos arquitectónicos a los que la ilusión de perspectiva confiere un realismo desconcertante. Los frescos se caracterizan por colori encendidos y tornasolados, distribuidos con gran libertad de combinaciones. Además, la línea neta de contorno de los personajes y la anatomía de los cuerpos, hace parecer que los personajes salen hacia quien los mira, como si fueran auténticas esculturas.

Miguel Ángel Buonarroti - La Creación de Adán

La escena más famosa en los grandes recuadreos de la bóveda es la Creación de Adán. A la derecha notamos a Diós Padre en el aire, sostenido por numerosos ángeles y rodeado por un una capa violácea que se infla con el viento, creando una forma parecida a un cerebro, símbolo de la sabiduría y racionalidad.

A la izquierda, Adán, tumbado, se alza atraído por la potencia vital que se libera de la mano derecha de Diós. Los dos no se tocan, sólo sus dedos se rozan, en el centro de la composición, recortándose sobre un cielo clarísimo.

EL JUICIO UNIVERSAL

En 1533, treinta años después, el Papa Clemente VII llamó de nuevo a  Miguel Ángel, esta vez para encargarle la realización del Juicio Universal, modificando las paredes de encima del altar, que albergaban frescos del siglo XV de gran valor, como la Virgen Asunción entre los Apóstoles y algunos  episodios de las historias de Moisés y del Cristo de Perugino. Se trata de la primera intervención destructiva en la historia del arte.

Miguel Ángel - Juicio Universal

Miguel Ángel se pones manos a la obra en 1536 y finaliza el fresco cinco años después. La obra, no hace falta decirlo, es una ¡absoluta obra maestra!

Todo el fresco se estructura de modo tal que se desarrolla alrededor de la figura de Cristo, que ocupa totalmente la escena. Miguel Ángel, en el Juicio Universal elimina cualquier referencia espacial y ambiental: el fondo profundo es azul y los únicos elementos de apoyo para los varios personajes son las nubes en una dimensión abstracta y atemporal.

El Juicio Universale de Miguel Ángel recogió en seguida muchos elogios, pero también feroces críticas, a causa de las numerosas figuras representadas completamente desnudas consideratdas obscenas.

En 1564, se encargó a Daniele da Volterra cubrir las figuras consideradas vulgares con vestimentas, ganándose el sobrenombre de “braghettone”. Las vestimentas se eliminarosn parcialmente en las últimas intervenciones de restauración.

 

Cristo con la Virgen María en el centro de la escena

"Autoretrato" de Miguel Ángel en manos de San Bartolomeo/Pietro L'Aretino

En el Juicio Universal, Miguel Ángel, encuentra el tiempo para darse alguna que otra satisfacción con respecto a sus detractores. La figura de Minos, retratado con orejas de asno y una serpiente que le muerde los genitales, es en realidad Biagio da Cesena, maestro de cerimonias papal que tildó la Capilla Sixtina como "digna de una taberna".

Además, el artista florentino se autoretrató en la piel despellejada viva regida en mano por un San Bartolomeo con el rostro de Pietro l’Aretino, que había definido públicamente el Juicio Universal como "vulgar".

El infierno en el Juicio Universal de Miguel Ángel - A la izquierda Caronte y a la derecha Minos con las facciones de Biagio da Cesena

¡Este artículo termina aquí! Ahora os toca a vosotros ir a ver en persona la gran obra realizada por el  genio florentino para comprender completamente su extraordinaria belleza.

En la casilla del fondo de la página encontraréis toda la información útil y nuestros consejos para organizar los mejor posible la visita. Escribid un comentario y si os ha gustado nuestro artículo,  compartidlo con vuestros amigos.

Información útil

La Capilla Sixtina - Museos Vaticanos
Fax: +39 06 69885100
Teléfono: +39 06 69883145 | 06 69884676 | info 06 6982

CóMO LLEGAR

Desde Civitavecchia: Llegad a la Estación de tren de Civitavecchia y subid al primer tren regional con dirección a Roma. Bajad en la Estación de Roma Termini y desde aquí tomad el metro (Línea A) en dirección Battistini y bajad en la parada Cipro - Musei Vaticani o, como alternativa, en la parada Ottaviano - San Pietro.

Desde el Aeropuerto de Leonardo da Vinci (Fiumicino)
Tren Leonardo Express hasta la Estación de Termini y desde aquí seguid las mismas indicaciones para el metro Línea A.
Desde el Aeropuerto de Ciampino
Autobús Terravision hasta la Estación de  Termini y desde aquí seguid las mismas indicaciones para el metro Línea A. El trayecto en taxi desde ambos aeropuertos dura unos 40 minutos.
Bus (paradas)
49, enfrente de la entrada a los Museos
32, 81, 982, Piazza del Risorgimento (última parada) (5 minutos a pie)
492, 990, Via Leone IV / Via degli Scipioni (5 minutos a pie).
Tramvía
19, Piazza del Risorgimento (5 minutos a pie).

HORARIOS
Lunes - Sábado: entrada de 9:00 a 16:00 | cierre a las 18:00 (salida de las salas media hora antes del cierre)

Días de cierre: Domingo, excepto el último de cada mes (con entrada gratuita de 9:00-12:30 y cierre a las 14:00), siempre que no coincida con la Santa Pascua, los días 8, 25 y 26 de diciembre, el 1 y 6 de enero, el 11 de febrero, el 19 de marzo, los días 5 y 6 de abril, el 1 de mayo, el 29 de junio y el 15 de agosto.

PRECIOS
La Capilla Sixtina se encuentra dentro del recorrido de visita de los Museos Vaticanos.
Entero: 16,00 €
Reducido: 8,00 €
Especial Escuelas: 4,00 €
 
* Para evitar las largas colas os aconsejamos encarecidamente comprar la entrada online pagando un suplemento de 4,00€. ¡Hacedlo y nos los agradeceréis!
* Para más información sobre descuentos de los billetes, sobre las modalidades previstas y para realizar la compra online, id a la página oficial
* El último domingo del mes la entrada es gratuita. Precerá obvio pero os recordamos que las colas ¡se multiplican en esta ocasión!
Vota el contenido: 
1
Average: 1 (1 vote)

veces compartidos